El arte perdido de pedir

por Carie Mercier Lafond, asesora de imagen y mentora de negocios

 

lo que quieres

 

Hay un dicho español que dice “Al vicio de pedir está la virtud de no dar” y no estoy nada de acuerdo, ya que la mentalidad que hay detrás es una que sólo cree en limitación de recursos, que hay que quedarse insatisfechos y conformarse sin hacer algo por conseguir lo que uno realmente desea. Prefiero el versículo de la Biblia que dice: “Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá.”

 

Tanto los niños como los animales (por ejemplo los perros) tienen muy claro lo que quieren. No importa si acaban de venir del parque, si no están cansados del todo, en seguida se entusiasman con jugar más. No es extraño que cuando pensamos en alegría, diversión sana y felicidad nos viene a la mente los niños.

Como empresarias, no podemos hacer crecer nuestros negocios ni ofrecer lo mejor de nosotros mismos si no sabemos lo que queremos.

El tiempo que dediquemos a conocernos mejor, cómo nos gusta trabajar, cuáles son nuestras fortalezas o con qué tipo de cliente conectamos mejor estará muy bien utilizado.  Nos hará más efectivos y conseguiremos mucho más tanto en satisfacción de clientes como en la nuestra propia.

 

Sin duda alguna, para ser feliz es fundamental apreciar lo que tenemos, cultivar un espíritu de agradecimiento, pero eso no significa que nos quedemos atascados. Es natural tener ganas de avanzar, de mejorar.

 

Dentro de nosotros tenemos un deseo de ir hacia adelante, de alcanzar metas mayores, de crecer, es por algo. Sin embargo muchas veces nos decimos:
– Tendría que ser bastante feliz con lo que tengo.
– No puedo tener lo que realmente quiero.
– No es “espiritual” querer más.
– Nunca he tenido claro lo que quiero, me he dejado llevar por la corriente.
– Ya no sé lo que quiero de verdad.

 

Una de las razones por las que estamos estresados, agobiados, quemados, desesperanzados es porque nos hemos dejado de lado. Hemos intentado acallar unos deseos profundos y esas carencias las intentamos suplir con otras cosas.

 

La experiencia nos dice que tratar de ser feliz con cosas,  nunca funciona o vivir como otros quieren, tampoco.

 

Por lo tanto date permiso para querer lo que realmente quieres. Como asesora de imagen,  he sido testigo de la energía, felicidad que sienten mis clientes al tomar conciencia de quién son realmente, saber lo que ellos desean, cuáles son sus preferencias y gustos, qué cualidades, qué entorno les hace disfrutar.

Son muchos los clientes que durante años se han negado verse bien, disfrutar con las prendas y accesorios que se ponen encima, lo que mi gran mentora Evana Maggiore llamaba “nuestro entorno más próximo”.  Ahora disfrutan expresándose también físicamente, utilizando los colores y tejidos que le proporcionan placer al tacto y otros sentidos.

 

Cuando nos conformamos con cualquier cosa, si hacemos lo que no queremos porque simplemente “toca”, es normal que nos sintamos mal. Del mismo modo en las sesiones de coaching de negocios,  empresarios  se dan cuenta de que han estado ofreciendo servicios que no les gustan o que ni siquiera están en línea con su especialidad   sólo porque la competencia lo hacía o estaban un sector  o profesión que no les apasionaba, de ahí que los resultados fueran mediocres.

 

Muchas veces esos deseos, lo que quieres, no es algo que está fuera de tus posibilidades, están a tu alcance. A veces son placeres sencillos los que anhelamos, pero nos lo negamos porque pensamos que no tenemos tiempo, porque hacemos lo que todo el mundo hace, sin reflexionar si es lo que quieres para ti.

 

Mi tarea para hoy es que hagas una lista de todo lo que realmente deseas. Haz  una para  tu vida personal, a lo mejor tu deseo es salir más, como era mi caso. Toma unos minutos y organiza en tu agenda cómo poner en práctica eso que tanta falta te hace. Haz otra lista para tus deseos profesionales, pregúntate si te gusta cómo funciona tu empresa, si te estás dirigiendo a tu cliente ideal o si ofreces una solución completa a tus clientes.

 

Cuando haces espacio para tus deseos verdaderos, entras en conexión con quién eres realmente, con tus dones, con lo que haces mejor y da un gran sentido a tu vida.  No hay nadie igual que tú, el mundo te necesita, tus clientes se merecen que aportes lo mejor de ti.

 

¿Crees que estás haciendo todo lo que está en tu mano para hacer lo que realmente quieres? ¿Qué nuevos planes vas a poner en marcha?

 

Carie Mercier Lafond es Asesora de imagen y estilista personal.  Licenciada en Administración y Dirección de empresas con especialización en marketing internacional. Es la directora de Karysa Asesoría de Imagen  y le apasiona ayudar a empresarios/as en el sector de la belleza/moda/coaching a diseñar negocios prósperos,  atraer clientes y disfrutar de más tiempo libre.

 

Comments

comments