¿Deberías dar alguna charla gratis para conseguir negocio?

por Carie Mercier Lafond, asesora de imagen y coach de negocios

 

Como asesores de imagen, estilistas, personal shoppers a menudo nos encontramos con un inconveniente a la hora de promocionar nuestro negocio, el desconocimiento de nuestra profesión.

La mayoría de las personas no saben en qué consiste nuestra función y cuáles son los beneficios de trabajar con un profesional de la imagen. Por eso dar charlas a menudo suele ser bueno para dar a conocer las ventajas que ofrece el contratar nuestros servicios. De este modo,  somos capaces de plasmar con palabras los cambios y transformaciones que experimentan nuestros clientes.  Los oyentes se pueden identificar con ellos y pensar que la asesoría de imagen o cualquier servicio de imagen puede ser la solución a los problemas que tienen.

 

Te voy a comentar en qué circunstancias puede ser positivo dar una charla aunque no te paguen por ello.

 

1. Cuando estás empezando y no tienes mucha experiencia.

Nadie nace enseñado, a todos nos hace falta adquirir experiencia para así aprender y sentirnos con la confianza suficiente para dar lo mejor de nosotros mismos.

Mi consejo es que practiques con un grupo de personas que sean simpáticos y no muy duros, gente que te conoce o por ejemplo grupos de amas de casa ya que suelen ser  muy benévolas con los oradores principiantes.

 

2. Cuando das la charla  a tu público objetivo.

Ya lo comentaremos en otros artículos pero cada profesional de servicios tiene que tener una especialidad y centrarse en resolver los problemas de un grupo de la población.

Cada uno de nosotros se identifica con ciertos grupos de personas, los entendemos mejor, sabemos qué sienten, qué necesitan y así podemos diseñar servicios y productos que deseen comprar o contratar.

Si te diriges a todo el mundo acabas perdiendo mucha efectividad, es bueno saber a quién ayudas porque así otros clientes te pueden recomendar.

Por ejemplo, si eres un personal shopper especializado en rutas low cost para adolescentes, los mejores lugares donde dar charlas será en tiendas donde tienen surtido para este tipo de personas, clubes universitarios o institutos.

 

3. –El dar una charla te obligará a tener actualizado todo tu material promocional

Desde tarjetas de visitas, folletos, postales,  lista de precios etc. Cuando tienes una fecha límite, “te pones las pilas” y eres más productivo.

Hablar en público te puede ayudar a encontrar clientes interesados en tus servicios y también socios estratégicos, personas clave que te pueden presentar a posibles clientes.

No descuides esta estrategia en tu negocio.

¿Has dado charlas y conferencias de asesoría de imagen? ¿Cuáles han sido tus resultados? Cuéntanos.

Carie Mercier Lafond es licenciada en Administración y Dirección de empresas con especialización en marketing internacional. Es la directora de Karysa Asesoría de Imagen y le apasiona ayudar a empresarios/as en el sector de la belleza/moda/coaching a diseñar negocios prósperos, atraer clientes y disfrutar de más tiempo libre.

 

Recurso recomendado:

 

 

Comments

comments